**Pueden escuchar en Spotify, Apple Podcasts o SoundCloud.

El podcast nació de mi necedad con querer grabar un podcast.

Quería saber si se podía hacer y cómo se podía hacer.

Tenía años de estar escuchando podcasts: Tim Ferriss, Joe Rogan, The Fighter and The Kid, 99% Invisible, etc. Y los amaba. Me entretenía, aprendía, me llegaban puntos de vista diferente y además, es un medio totalmente adaptable: puedo comenzar a escuchar mientras lavo los platos en la casa, seguir escuchando mientras salgo a correr y después en el carro mientras voy a la reunión.

**Update: con los AirPods es todavía más increíble!!!!!!

Esta gente estaba haciendo unos podcasts épicos, y en mi cabeza no era tan difícil de hacer: es gente grabando conversaciones. Y en Costa Rica hay gente con historias épicas que no se estaban contando, entonces jale a contarlas!!!

podcast+epico.jpg

Este fue el primer cover que tuvo (diseñado por mis amigos de The Unit). ¡Todo chuzo! Yo sé que es raro decir que algo de uno es “chuzo” pero es que hasta me emociono escribiendo esto 3 años después.

En fin, para comenzar el podcast de una vez y no tener que lidiar con las partes técnicas de grabación y audio y micrófonos, le pregunté a mi amigo Ale Fernández que si podía grabar en su estudio. Él me cobraba una suma realmente simbólica (¡gracias, Ale!) y comenzamos.

El punto era - y es todavía - contar historias de gente increíble que no sean Edgar Silva y Leonora Jiménez. Personas como usted y como yo con las que nos podemos relacionar.

Ojo los primeros invitados: Racha, Ale Fdz y Karla Aguilar de Qué Buen Lugar.

File+Jul+12,+7+04+45+PM.jpeg
File+Jul+28,+2+37+55+PM.jpeg

Este es uno de mis proyectos favoritos por varias razones, pero la mayor razón es que me dió la oportunidad de pasar un buen rato hablando y aprendiendo de gente increíble, pero además porque ese contenido que yo creía que solo era para mí estaba teniendo un alcance mucho más grande del que creía.

Me escribió una profe de la UNA en Liberia que había incluído los podcasts como parte de su curriculum y 3 años después todavía seguimos en contacto porque siguen usando esas historias increíbles de emprendedores ticos.

 
Ep.1+Racha.jpeg

Grabé donde Ale semana tras semana (no fallé ni una semana en creo que 58 episodios). En ese momento no existían podcasts realmente en Costa Rica: Kurt Dyer había hecho dos episodios de uno y un comediante tenía una temporada de 20 episodios, pero era difícil explicarle a la gente lo que era un podcast y que lo escuchara.

Aún así cada episodio tenía 500-1500 downloads que para mí era alucinante.

Fase 2

Decidí comenzar a grabar yo mismo y aprender de las demás facetas del podcast (audio, grabar, editar, etc). Fue bueno al principio no tener que lidiar con eso porque me pude concentrar en dos cosas muy difíciles: manejar una entrevista de la mejor manera y mercadear el contenido.

Mi estimadísimo Alberto Terán me prestó dos micrófonos, me compré una interfaz de $140 y me fui a mi cuarto vacío en la casa de mis papás. Grabábamos con una cama a la par. Qué feo.

ep27.png

Y aún así, desde mi cuarto, el podcast era mi bebé. Me daba un outlet creativo, podía aprender e interactuar con muchísima gente increíble y además hacerlo a mí manera.

De ahí compré mis propios micrófonos, cambié el branding con la ayuda de María del Mar y comencé a esparcir la buena palabra del podcast a quién me quisiera escuchar.

Después del episodio 64 nació mi hija, Antonia, y me enfoqué - por supuesto - cambió completamente.

Desde entonces Épico Podcast está “en pausa”, pero estoy a nada de volverlo a comenzar. Me hace falta.

Pueden escuchar todos los 64 episodios cuando quieran.

Si los escuchasn ¡escríbanme!

ep63_02.png